Red Legacy Comics


‘Sin Tiempo para Morir’: Magnífico cierre para la etapa de Daniel Craig como 007.

Fecha: 12/10/2021
Autor:

En la crítica de hoy nos embarcaremos en la quinta y última película protagonizada por Daniel Craig dando vida al agente 007 del servicio secreto británico James Bond, un personaje creado en 1953 por el periodista y novelista Ian Fleming. Daniel Craig comenzó encarnando a 007 en 2006 con la arrolladora y sorprendente “Casino Royale”, en 2008 volvería con la liviana y entretenida “Quantum of Solace”, en 2012 nos llegaría la maravillosa y solemne “Skyfall” y en 2015 presenciaríamos la sofisticada y fría “Spectre”.

Como podéis suponer, esta quinta entrega levantaba muchísima expectación por varios motivos. El primero de ellos era que el actor británico se encargó de remarcar que ésta sería su última aparición como James Bond, y el segundo, que debido al estallido de la pandemia, el estreno original de la cinta estaba programado para abril de 2020 y ha sufrido numerosos retrasos hasta llegar a nuestras pantallas, finalmente, en octubre de 2021, es decir, llevábamos aguardando el estreno de la película un año y medio, que se dice pronto, y ahora metámonos en faena.

Tras todo esto, comprobaremos cómo James Bond se ha retirado del servicio activo y vive en Jamaica, pero la aparición de su amigo Felix Leiter, agente de la CIA, pidiéndole ayuda para rescatar a un científico ruso, que ha sido secuestrado, hará que nuestro protagonista abandone su retiro y se embarque en una misión que le abrirá viejas heridas y le cambiará la vida para siempre.

La dirección corre a cargo de Cary Joji Fukunaga, cuyas películas más destacadas son “Jane Eyre”, “Beasts of No Nation” y la primera temporada de la serie “True Detective”. El director estadounidense hace gala de una magnífica puesta en escena, tanto en las vibrantes secuencias de acción como en aquellas partes donde se pone el foco en los personajes y si en alguien se detiene es en James Bond y en Madeleine Swann, cuya historia es sobre la que pivota toda la película, dándole más tridimensionalidad al personaje encarnado por Craig, demostrando que la planificación de secuencias de acción no fue flor de un día en la estupenda “True Detective” y que aquí, con un elevadísimo presupuesto se puede permitir hacer lo que le venga en gana para mostrar, probablemente, la misión más grande a la que se ha enfrentado 007 en tantos años de aventuras cinematográficas.

En cuanto al guión, recae en las manos de Neal Purvis, Robert Wade, Cary Joji Fukunaga y Phoebe Waller-Bridge y tenemos que destacar que los dos primeros guionistas se encargan de escribir desde 1999 con “El Mundo Nunca es Suficiente”, ininterrumpidamente, las cintas del agente 007 y que si nos detenemos un momento, podemos apreciar cómo desde 2006 han ido mostrando que el espía, además de ser un mujeriego incorregible también tenía aristas, mostrándole vulnerable, enamoradizo, rencoroso y traumatizado, dejando de ser un personaje plano y enseñando una variedad de registros que se agradecen para que su viaje narrativo sea más creíble y satisfactorio.

En cuanto al reparto, debemos empezar, obviamente, por Daniel Craig, dando vida por quinta y última vez a James Bond, reafirmándose como uno de los mejores actores que han dado vida al personaje y convirtiéndole, en definitiva, en una de sus mejores encarnaciones en la gran pantalla, acabando un camino que empezó como un impasible mujeriego y que, a lo largo de 15 años y 5 películas nos devuelven a un hombre atormentado por su pasado, por las mujeres a las que amó y a las que sigue guardándoles rencor por haberle traicionado, que respeta a la antigua M y también a su nuevo sucesor y que por otra parte, siente una gran amistad por Felix Leiter, al que conoció en su primera aventura y al que no dudará en ayudar cuando va en su busca en una última y aparentemente sencilla misión.

Por otro lado también habría que destacar a Léa Seydoux, retomando su papel como la doctora Madeleine Swann, a la que vimos por primera vez en 2015 en “Spectre” y que se convierte en la primera chica Bond en repetir personaje. Tengo que admitir que en la cinta de Sam Mendes fue un personaje que me dejó frío, como la película en su totalidad, y que aquí gana tanto en presencia como en arco argumental, afianzándose como un personaje muy valioso. El peso de sus secretos y sus acciones harán que 007 vuelva a sufrir hasta límites insospechados y también le harán replantearse que es lo que de verdad ansía tener, por no mencionar que la historia compartida por ambos es el auténtico motor que hace funcionar este largometraje.

También contamos con Christoph Waltz, retomando su papel como Ernst Stavro Blofeld, al que también vimos por primera vez en “Spectre” y que aquí, pese a contar con un breve papel, es lo suficientemente relevante para volver a poner contra las cuerdas a 007 en su breve y memorable careo, volviendo a resultar ser un personaje intrigante e irritante.

Por otra parte hay que destacar a Ana de Armas dando vida a Paloma, una agente de la CIA, reclutada por Felix Leiter, que ayudará a 007 a localizar en Santiago de Cuba al científico ruso que quieren tanto el MI6 como la CIA. Su papel es breve pero arrebatador, parece ser ingenua y olvidadiza, pero cuando estalla la acción te deja boquiabierto, ojalá una película para ella sola donde veamos cómo fue reclutada y entrenada y emprendiendo una misión en solitario, lo firmaría ahora mismo.

Ahora querría detenerme en Rami Malek, encarnado a Safin, el villano de la cinta, cuyos motivos al principio pueden resultar, hasta cierto punto, comprensibles, para luego ir convirtiéndose en un personaje bastante tétrico. Lo malo es que acaba diluyéndose y acaba siendo un villano típico de las cintas de 007, eso y que además este actor nunca me ha entusiasmado, uno de los pocos puntos negativos de la película.

Proseguimos con Lashana Lynch, dando vida a Nomi, una agente 00 que ha recibido el estatus de James Bond tras la jubilación de éste. Me ha resultado un personaje tan engreído que desconectaba cada vez que aparecía en pantalla,  además de que cada vez que compartía pantalla con Craig se hacía patente que si pretenden que la saga continúe con ella al frente, le auguro un gran batacazo. No es porque quieran que ahora 007 sea encarnado por una mujer, es que lo pienso y hay muchas opciones que me vienen ahora mismo a la cabeza que serían mucho mejores que la que nos han propuesta en este film, así que éste sería otro punto negativo del largometraje.

No quería terminar el exhaustivo análisis interpretativo sin mencionar a Ralph Fiennes, volviendo a encarnar a Gareth Mallory, más conocido como M al ser el jefe del MI6, recogiendo el testigo en “Skyfall” tras la muerte del personaje encarnado por la gran Judi Dench y que nos presenta a un jefe atormentado por haber creado un arma para defender al país y darse cuenta de que puede ser la perdición para la nación, al principio se resistirá a la ayuda que le brinda Bond, pero finalmente comprenderá que es la única opción viable para encauzar una misión hartamente complicada.

Ahora nos detendremos en los distintos apartados técnicos de la película, comenzando por el montaje, llevado a cabo por Tom Cross y Elliot Graham, consiguiendo que, yéndose el metraje hasta los 163 minutos e incidiendo en que es la película más larga de la saga 007, las distintas escenas de acción y de pausa no hacen que el ritmo decaiga en ningún momento, entregando una cinta espectacular desde su inquietante prólogo hasta su emotivo final.

La fotografía, obra de Linus Sandgren es muy notable, mostrando las sutiles diferencias de luces y sombras entre Italia, Noruega, Jamaica, Cuba, Inglaterra y las distintas localizaciones que visitamos durante la nueva aventura de James Bond.

La banda sonora, realizada por Hans Zimmer, nos demuestra, una vez más, que el compositor alemán es uno de los mejores del panorama actual, ofreciendo una música acorde con la envergadura y la espectacularidad de la historia, fusionándose con la trepidante acción y con la evocadora historia que enlaza a Bond y a Swann.

En resumen, nos encontramos ante un broche de oro para la etapa protagonizada por Danie Craig, habiendo conseguido a lo largo de 15 años y 5 largometrajes ofrecernos a un personaje con multitud de aristas y emociones, lo que hace que su evolución narrativa haya sido la más enriquecedora para el espectador. Además de esto podemos presenciar una cinta espectacular y que pese a durar casi 3 horas hará que no podamos despegarnos de la butaca ni contener el aliento en ningún instante. Como puntos negativos me quedaría con los personajes de Safin y Nomi, el primero de ellos muy desaprovechado pese a contar con una estupenda presentación y la segunda por parecerme un error de concepción del personaje, o eso, o que yo no conecté con lo que han querido mostrarme de ella.

Puntuación: 9/10

  • Instagram

  • #ViñetaDelDía

  • Entradas recientes

  • Etiquetas

  • RED LEGACY COMICS 2020©

    A %d blogueros les gusta esto: