Red Legacy Comics


‘Sable’. El mundo que nos merecemos

Fecha: 21/02/2022
Autor:

Las ideas interpretadas sobre ‘Sable’ aquí expuestas, pueden contener spoilers.

Entender nuestro mundo significa convivir con sacos y sacos de cosas que nos provocan incomodidades e inseguridades que, cuando tocan superficie cerebral, empiezan a excavar hasta dejar intrincados y profundos túneles en su proceso minero. Es al final de este proceso cuando obtendremos un termitero en lugar de un cerebro, con los túneles inundados de un líquido negro y viscoso, que parece agarrarse a las paredes con voluntad de no marcharse nunca. Es una pasta muy parecida a la que se genera cuando no eres capaz de encontrar un sentido para tu vida. A veces ni siquiera tienes ganas de encontrarlo, sobre todo cuando parece que, por lo general, ese concepto de “encontrar sentido a tu vida” significa, de forma extremadamente reducida, dar con una vía profesional adecuada a tus preferencias. Cuando puedes encontrarla, claro. En otras ocasiones, solo podrás optar por la vía que te exija la situación. Y luego, si tienes la suerte de dar con una senda atractiva, a lo mejor te acabas dando cuenta de que “ser profesional” acaba significando alejarse de muchas de esas cosas maravillosas a las que podrías estar dedicándote. Esas que te enseñaron que eran posibles, pero, cuando las máquinas necesitan engranajes nuevos, esas aspiraciones se esfuman.

El mundo está repleto de sistemas que tienen secuestradas nuestra voluntad sobre el saber, nuestras posibilidades de desarrollo personal y, por efecto directo, nuestros sentimientos. Es normal que nos percibamos continuamente extorsionados y siendo víctimas continuas de cosas como la cultura del trabajo, el relato del talento y la mediocridad, del síndrome del impostor y de un amplio abanico de formas de vivir una depresión.

Sable

‘Sable’ (Shedworks, 2021) ha dibujado un mapa en el que pararse un segundo, mirar al horizonte y observar qué formas son las que se adivinan más allá, mientras te preguntas quién, cómo, cuándo y por qué, durante este proceso de reflexión y contemplación, tanto hacia fuera como hacia dentro, necesario para encontrar la respuesta que necesitas. ‘Sable’ se plantea este camino en un contexto que escapa a cualquier preocupación que pueda interrumpir ese proceso de calma introspectiva. Es lo que necesitamos: cerrar los ojos y pensar qué quiere el corazón. Los desiertos suelen traer consigo atmósferas sensibles muy distintas a lo que siento aquí. Sable, la protagonista, está acogida y segura en este eterno mar de dunas que, a veces, muestra antiguas desgracias del pasado y, en otras, enseña lugares pacíficos que giran en torno a calurosas hogueras y noches estrelladas.

Por borde o antipático que pueda ser un poblador de este enorme desierto, siempre hay bondad y voluntad de ayudar. Por mucho que pueda estar pasando algo de moralidad cuestionable en un lugar, siempre hay otra manera de entender su contexto. La gente no solo tiene profesiones que sirven para los demás, sino que sirven para su entretenimiento lúdico personal. Para su realización. Y tú puedes acceder a todas ellas, obedeciendo a lo que te diga el alma. Cada rincón tiene una forma propia de sonar y de mostrarse, porque el mundo son matices, y cada uno de estos nos llevará por caminos totalmente diferentes y hacia resultados diferentes, porque aquí, de lo único que podemos ser víctimas es de lo que vemos y oímos para llegar a nuestro verdadero yo. Siempre buscando la plenitud. Siempre buscando el amor propio. Siempre buscando el bien, porque los demás harán bien para ti.

Sable Casa

‘Sable’ describe lo que creo que significa verdaderamente la libertad. El diccionario habla de la responsabilidad social a la hora de ejercer libertad, pero también habla de un concepto con el que yo tengo un serio conflicto: la elección. Creo que entendemos la elección como una acción posterior a una reflexión o a un sentimiento cuando, en realidad, estoy convencido de que esa elección ya la ha tomado nuestro espíritu antes de que te hayas parado a pensar en si el resultado es conveniente o no.

En el mundo real tenemos que encontrar la conveniencia porque la realización personal no es posible. No existe la vida plena, no existe ese templo del saber que nos dará conocimiento únicamente porque sentimos que lo queremos y no existe el espacio para el aprecio propio, para la reflexión y para preguntarnos quiénes somos. Al menos, no con la comodidad que necesita un humano. La decisión es un concepto ilusorio que solo se da en el momento en el que el alma no puede ir al lugar al que pertenece. Hay muros, y de muchas clases, entre nosotros y el lugar al que necesitamos ir. Algunos hay que traspasarlos, otros se han diseñado específicamente para que necesitemos pasarlos y hay algún otro que está obsoleto y se puede romper un poco cuando lo atraviesas. Pero siempre hay que sortearlos, siempre con un juicio hacia uno mismo y hacia sus constructores, y siempre bien acompañados del arma de la autocompasión, porque el juicio introspectivo puede ser desgarrador y lo que te espera después es un pozo del que no se puede salir, como lo es no aceptar la naturaleza de la contradicción. Más en un mundo en el que la vida consiste en esquivar obstáculos y pasar filtros que no nos gustan. La elección es mentira, porque la realización personal no se elige, ni siquiera en un mundo en el que no tenga muros.

Sable Noche

‘Sable’ quiere imaginar que el bien común y la vida plena pueden ser posibles. Incluso sabe que, en un mundo así, la contradicción también es algo que tiene que ocurrir, pero es una contradicción que no llevará a ningún tipo de sima oscura. Es una que no es dañina, que no lacera la carne ni provoca debates internos que nos hagan plantearnos si vivimos o mejor nos vamos.

Este desierto es un buen tipo. Quiere lo mejor para ti y sabe que necesitas tiempo. A lo mejor tu viaje dura 2 minutos. A lo mejor dura 45 horas. El tiempo no es una preocupación, sobre todo cuando se trata de encontrar tu lugar. ‘Sable’ quiere que lo recuerdes como lo que quieres para tu futuro, aunque lo veas como algo imposible. Sabe que puede ser posible. Sabe que, aunque sea durante pequeñas etapas de tu vida, ‘Sable’ puede demostrar que tenía razón. Es la prueba de que el único muro que debe existir es el que impide que nosotros podamos despojar a otros de su sentido, de su seguridad, de su amor hacia otros y hacia ellos mismos.

‘Sable’ tiene esperanza en nosotros, aunque muchos de nosotros no veamos posibilidad de tenerla.

  • Instagram

  • #ViñetaDelDía

  • Entradas recientes

  • Etiquetas

  • RED LEGACY COMICS 2020©

    A %d blogueros les gusta esto: