Red Legacy Comics


Marvel vs. DC / DC vs. Marvel: Crónicas de una guerra amalgamada

Fecha: 14/09/2020
Autor:

“¿Así que te gustan los cómics?”, me pregunta. “¿Y qué es mejor? ¿Marvel o DC?”, agrega. “Me gustan los comics”, respondo, críptico. “¡Claro! ¿Pero cuáles?”, insiste, buscando una dicotomía inexistente. Una rivalidad entre equipos, como si hablásemos del Real Madrid y el Barcelona.

Le explico que no es así. No necesariamente. Que las diferencias las ponen los fans. Y no todos los fans. Sólo algunos sectores. Que aunque ahora ser friki o leer cómics sea algo “cool”, hubo un tiempo en que hacerlo conllevaba una cierta marginalidad. Y que cuando la mayoría te excluye, aprendes a unirte con aquellos que comparten tus aficiones. Incluso a pesar de las diferencias menores.

Sus ojos giran sobre sí mismos, denotando aburrimiento.

Le cuento de cuando el propio Stan Lee realizó sus versiones del panteón clásico de la editorial rival. Y de cuando allá por los años ’70 el más famoso trepamuros se cruzó con el reportero que en secreto era más rápido que una bala.

El panteón de DC, reimaginado por Stan Lee

El panteón de DC, reimaginado por Stan Lee. ¡Sí, sucedió!

La sorpresa le hace alzar una ceja.

Y luego le hablo del mayor crossover en la historia de los cómics. De Marvel VS DC. Y del fugaz universo Amalgam. Es ahí cuando empieza a interesarse. Y comienzo mi relato.

Todo el mega conflicto comienza cuando dos entidades cósmicas conocidas como “Los Hermanos” se descubren entre sí. Uno representa al universo de DC Comics, el otro al de Marvel. Y cuando ambos comienzan a interactuar, las cosas comienzan a complicarse para nuestros héroes.

Clark Kent descubre que tiene un nuevo jefe, J.J. Jameson, además de un nuevo compañero, llamado Peter Parker, por ejemplo. Batman enfrenta a Bullseye en la batcueva. Distintos personajes de ambos universos comienzan a notar que algo no está bien. En especial un nuevo héroe, llamado Access, quien intenta recomponer la realidad.

Mientras tanto, Los Hermanos comienzan a pelear entre sí. Tras una intervención en conjunto entre el Tribunal Viviente, de Marvel y el Espectro, de DC, ambas entidades deciden elegir a sus campeones y dejar que sean las batallas entre ellos quienes decidan qué universo sobrevivirá. Es el final del prólogo. Es el comienzo del evento.

El público del mundo real (nosotros, los lectores) tuvimos la oportunidad de votar a los vencedores de algunos combates. Estos fueron los resultados:

¿Dónde está Wally (West)?

Spiderman Vs. Superboy: Ganador Spiderman, con la fundamental ayuda de su sentido arácnido.

Superman Vs Hulk: Victoria para el Kriptoniano, a pesar de combatir al más inteligente de los Hulks.

Wolverine vs Lobo: Logan resulta el vencedor en la pelea de bar más loca de ambos universos.

Batman Vs Capitán América: Tras una pelea pareja, el Caballero de Gotham salva al Super Soldado de morir ahogado.

Storm Vs Wonder Woman: Ni siquiera con la ayuda del martillo de Thor la amazona es capaz de vencer a la mutante.

Otros combates, cuyo resultado fue elegido por los guionistas, fueron:

Aquaman Vs Namor, con una cetácea victoria para Arthur Curry.

Flash Vs Quicksilver demostró que Wally West era el hombre más rápido en dos universos.

Thor Vs Capitán Marvel, donde el dios del trueno le explicó a Billy Batson que aquello no era un juego de niños.

Catwoman Vs Elektra: La ladrona perdió su látigo, aunque evitó que la asesina le quitara una de sus vidas, siendo salvada por arena para gatos.

Green Lantern Vs Silver Surfer: El cruzado esmeralda es derrotado por el heraldo de Galactus en una batalla de proporciones cósmicas.

Y por último (y el menos importante):

Robin Vs Jubilee: El combate que nadie pidió, e igualmente se dio. Con una victoria del Chico Maravilla.

Mientras tanto, el Tribunal Viviente y el Espectro deciden terminar esta locura fusionando ambos universos. Nace así el universo Amalgam.

¿Puedes identificar todas las fusiones?

Olvídense de Gogeta o Gotrunk. Aquí las fusiones no sólo involucraron a héroes y villanos, sino también a sus realidades y entornos. Así vieron la luz creaciones interesantes, como Dark Claw (la fusión entre Batman y Wolverine), quien luchaba contra Hiena (un híbrido entre Sabretooth y Joker). O Amazon (fusión entre Storm y Wonder Woman). También tenemos a Super Soldier (Capitán América y Superman), en el cual el suero del super soldado se realizó a partir de los genes de un bebé alienígena encontrado muerto en su nave espacial. Y por supuesto, mi favorito: Lobo the Duck (una mezcla entre el último czarniano y el pato Howard).

Lobo the Duck no tendrá mucho sentido, pero sí que es divertido.

Claro que no todas las fusiones fueron tan orgánicas. Algunas parecieron bastante forzadas. Tal es el caso de Iron Lantern (producto de unir a Iron Man con Green Lantern). O Bruce Wayne, Agente de SHIELD. Y prefiero no recordar a Justice League X, aunque destaco lo acertado que me pareció juntar a Creeper con Nightcrawler en un solo personaje.

Finalmente, tras apenas un número, el héroe llamado Access consigue reunir a Dark Claw y Super Soldier y reparar las realidades de los universos de Marvel y DC. Ante esto, ambos Hermanos deciden continuar con su catastrófico duelo cósmico. Batman y Capitán América consiguen detener el conflicto, haciéndole entender a los Hermanos que en realidad no hay necesidad de enfrentar a ambos universos. Los colosos finalmente comprenden esto y finalmente se saludan con respeto.

La batalla ha terminado. Nadie es mejor que nadie. Ambas realidades continúan existiendo en armonía, como siempre lo han hecho en mis repisas. Mi interlocutor, fascinado, finalmente comprende la moraleja de la historia. Ve en aquellos Hermanos siderales a algunos fans de DC y Marvel, luchando por defender dos realidades que nunca quisieron pelear entre sí. Finalmente me pregunta qué cómics de cada editorial le aconsejo para comenzar a leer. Le doy mis recomendaciones y sale corriendo a la tienda más cercana.

Ron Marz, Peter David, Dan Jurgens, Claudio Castellini… ¡Épico!

Mientras tanto mi mente comienza a hacer conexiones. Pienso en ‘Doomsday Clock’, donde Doctor Manhattan pronostica un nuevo choque de universos en un futuro cercano. Luego recuerdo lo sucedido a comienzos de este año en Thor, donde el Black Winter destruye varias realidades a su paso, incluido el universo DC. Finalmente pienso en el mayor villano de esta historia. Uno cuyo apetito y ambición nunca quedan saciados y quizás algún día lo domine todo. La única fuerza en todos los universos existentes capaz de unir en un mismo mundo a los héroes de Marvel y DC. Estoy hablando, por supuesto, del Imperio Disney.

Y no me caben dudas. La guerra no ha terminado. Capitán América, Hulk y Iron Man volverán a cruzarse eventualmente con Batman, Superman y Wonder Woman. Tengo la esperanza que cuando aquel momento llegue la gente ya no me pregunte si leo “Marvel o DC”. Y logre entender que en lugar de ir a la guerra, lo mejor es dejar que ambas editoriales coexistan. Dejarles a ellos la batalla comercial por nuestro entretenimiento, que es la única competencia en la que todos los lectores ganamos.

El optimista en mí dice que aquello es posible. Que si los Hermanos consiguieron hacer las paces, como aconseja José Hernandez, puede que también lo haga aquel sector recalcitrante del fandom. Porque después de todo, yo no leo Marvel, ni DC. Yo leo cómics.

Publicado por rocaferm
Fanático de la buena ciencia ficción, en cualquier formato. Tanto, que además de leerla también la escribo. Jean-Luc Picard y el Doctor de la TARDIS son mis modelos a seguir. Gamer desde que las consolas de 8 bits eran lo último en tecnología.
  • Instagram

  • #ViñetaDelDía

  • Entradas recientes

  • Etiquetas

  • RED LEGACY COMICS 2020©

    A %d blogueros les gusta esto: