Red Legacy Comics


Erik Jacobs demuestra en la saga «Englandom» que la diversidad sí tiene cabida en la literatura de acción

Fecha: 04/04/2022
Autor:

El autor latinoamericano Erik Jacobs se dio a conocer con la novela distópica Héroes de Englandom. En ella no solo recreaba un Londres futurista realmente aterrador, sino que consiguió definir unos personajes llenos de diversidad que hacían que la trama fuera aún más interesante. Naturales, reales, sin excesos ni alardes impostados. Ahora, con la segunda parte de su saga ya publicada, afirma que se siente muy satisfecho con el resultado y el mensaje que envía a los lectores.

 

Que un autor se atreva a innovar en un género literario siempre es una buena noticia. Que lo haga en un género tan complicado como es la distopía juvenil es todavía una mejor noticia. Y que esa innovación sean sus personajes hace que genere más interés por su obra y que tengamos aún más ganas de leer su historia. Ese autor es el latinoamericano Erik Jacobs, al que, a pesar de la poca experiencia que atesoraba cuando comenzó a escribir su saga de Englandom, se le ocurrió que ya estaba bien del estereotipo del héroe heterosexual hipermasculino que puebla las novelas de acción. ¿Por qué a un tipo que está dispuesto a salvar el mundo no le puede gustar llegar de la batalla y refugiarse en los masculinos brazos de otro hombre? 

Seguro que esta idea ya se les había ocurrido a muchos antes, ¿por qué entonces sigue siendo tan difícil encontrarse con héroes así cuando abrimos un libro de acción? La respuesta es tan simple como triste: cualquier estudio de mercado parecería indicar que este tipo de diversidad puede chocarle al público y que, por tanto, el libro en cuestión sería complicado de vender. Afortunadamente, la realidad ha demostrado que esta era una premisa más que errónea, que, en realidad, el problema es bien diferente, como comenta el escritor latinoamericano: «Yo creo que los lectores están, desde hace tiempo, listos para este tipo de personajes. Lo que quizá sí se podría mejorar es el apoyo que la industria editorial y los medios de comunicación prestan a estas historias, de manera que puedan llegar a un mayor público. No hay muchos libros con protagonistas LGBTI, aunque sí hay algunos, pero no me atrevería a mencionar referentes en la literatura para una persona LGBTI, puesto que considero que cada persona en esta comunidad (como en cualquier otra) es un individuo; por tanto, según su carácter, sus intereses y perspectiva, cada quien tendrá una noción distinta de lo que considera un referente. De lo que sí estoy casi seguro es de que, para un lector LGBTI que disfruta de las distopías juveniles, no hay, que yo sepa —y me encantaría encontrar muchos otros—, un referente como Derin y Dylan».

La diversidad es un rasgo distintivo de la saga Englandom, la bilogía —que pronto será una trilogía— emblemática de Erik Jacobs, una distopía juvenil ambientada en un Londres postapocalíptico donde la población vive segregada en función del grado de lealtad que el sistema les atribuye. En este contexto, la historia de Derin es interesante, más allá de tratarse de un héroe LGTBI, porque experimenta el proceso de caída desde una de las categorías sociales más altas a la más baja. Esto y no su sexualidad es lo que lo define, y es muy interesante porque significa que, si bien la diversidad está presente por todas partes, no es impostada, no es algo forzado para llamar la atención del lector, no es un reclamo. Es y punto. Y eso ya es muy destacable. «Siento satisfacción en el sentido de que, a juzgar por muchos de los comentarios que he recibido por parte de lectores y lectoras, tanto el hecho de que los protagonistas sean gais, así como su historia de amor, resultan algo natural, no forzado, y carente de los típicos clichés que pudiesen esperarse», reflexiona Jacobs. «Esta historia es, por tanto, mi contribución a que estos personajes reciban la visibilidad y la historia que merecen, ya que han estado ausentes demasiado tiempo». A este respecto, el autor se muestra tajante a la hora de buscar un contexto lo más natural posible, pues sabe que el público a lo que realmente reacciona mal es a los escenarios prefabricados y postizos: «Lo que no me parece, y esta es mi opinión muy personal, es que en muchos casos todavía se insista en presentar estos personajes cargados con los exagerados y trilladísimos clichés que ya todos conocemos y que solo contribuyen a encasillar a un individuo o a un grupo de individuos dentro de un marco muy estrecho de características físicas y/o de personalidad, que, por lo general, tienden a ser caricaturescas. Tampoco estoy de acuerdo en esa tendencia de, por pretender parecer superinclusivo, introducir casi a la fuerza personajes LGBTI con cualidades, de nuevo, muy repetitivas e incluso ridículas. Cuanto más auténtica y natural sea la visibilidad de estos personajes, mejor».

  • Instagram

  • #ViñetaDelDía

  • Entradas recientes

  • Etiquetas

  • RED LEGACY COMICS 2020©

    A %d blogueros les gusta esto: