Red Legacy Comics


El manga ‘La Rosa de Versalles’ de Riyoko Ikeda… ¿merece la pena?

Fecha: 16/05/2021
Autor:

¡OS DAMOS LA BIENVENIDA A UNA NUEVA SECCIÓN DE LA WEB!

Seguro que después de haber leído alguna reseña os habéis quedado con una gran duda final: ¿de verdad merece la pena esta obra? El autor puede que me haya contado muchas más bondades que fallos, pero con tantos títulos que disfrutar llega un momento en que tenemos que ser muy selectivos en nuestras compras, así que le queremos poner solución en Red Legacy. En esta serie de artículos vamos a analizar diferentes obras de manera breve y sencilla con el objetivo de que tengáis claro si es suficiente con pasarnos por la biblioteca, disfrutar con su lectura y hasta otra, tenemos que ir como el rayo a comprarlo o si por el contrario hay que huir de ellas…

Para empezar la sección, he elegido un manga, ‘La Rosa de Versalles’, que actualmente está publicando ECC Ediciones (en el momento que escribo estas líneas vamos por el sexto número) y que hace bastantes años ya publicó Azake Ediciones. Esta opinión es completamente subjetiva y basada en mi valoración personal tras leer cinco tomos de los nueve que componen la historia principal. Puede que te estés preguntando: “¿No eran catorce?… Sí y no. Los nueve primeros tomos son la historia original en sí, que empieza, se desarrolla y acaba. Los cinco restantes son tomos “gaiden”, de historias en el mismo universo, con tono de humor, relatos cortos, historias paralelas o anteriores a la trama, con otros personajes…

Así que con la perspectiva que me da haber leído más de la mitad de la serie original, creo que tengo material suficiente para poder lanzar una valoración: ¿Merece la pena ‘La Rosa de Versalles’?

Si no tienes mucho tiempo o te da pereza seguir leyendo, aquí tienes tu respuesta: sí. Pero no un sí cualquiera, más bien un sí rotundo. Pero te animo a que sigas leyendo para que veas qué te puede ofrecer ‘La Rosa de Versalles‘…

Un clásico del shōjo

Cuando hablamos de ‘La Rosa de Versalles’, estamos hablando de uno de los clásicos indiscutibles del manga en general y más concretamente del “shōjo“. El shōjo es la demografía utilizada en Japón para referirse al manga enfocado en especial a un publico femenino adolescente. Hoy en día, el tema de las demografías es algo controvertido y suele generar polémicas, pero nunca está de más saber a qué demografía pertenece cada obra, sin necesidad de achacarle unas características determinadas, simplemente por saber en qué tipo de revista fue publicado. Al shōjo suele atribuírsele ciertas características como el tono romántico o que la protagonista es siempre chica, pero eso son, como siempre, tópicos a los que no hay que hacer demasiado caso. Evidentemente, nadie debería rechazar una obra por su demografía, puesto que estamos en una sociedad teóricamente avanzada y ya deberíamos saber que no existen los absolutos, y que todos podemos disfrutar de todo, y ‘La Rosa de Versalles‘ viene a corroborar esta idea.

¿Y por qué me enrrollo con todo esto de las demografías?…

Pues me voy a sincerar; yo mismo estuve un poco receloso antes de leer ‘La Rosa de Versalles‘. No soy, ni mucho menos, un experto en manga. Voy leyendo cosas y cada día me llama más, por lo que trato de ampliar poco a poco mi perspectiva en base a ir probando distintas series y temáticas. Esto pasa por ir probando distintos géneros y demografías así como ir conociendo los clásicos. Así, cuando ECC Ediciones anunció que iba a comenzar a publicar ‘La Rosa de Versalles‘, decidí que era el momento de empezar con el shōjo, ya que iba a ir de la mano de un clásico muy querido por los aficionados, que además trata un momento histórico sumamente interesante; la Revolución Francesa.

Al comenzar el primer tomo, iba sin muchas expectativas y me esperaba una historia empalagosamente romántica, fruto de mi ignorancia y esa imagen falsa que tenía del shōjo. Lo que encontré estaba bastante lejos de mi errónea concepción; ‘La Rosa de Versalles’ se centraba más en la intriga palaciega, los problemas de Maria Antonieta y de Oscar François de Jarjayes y sobre todo en los hechos históricos que en los pastelosos romances que esperaba. Pero me estoy adelantando… porque todavía no he dicho muy bien de qué va este manga.

La trama de ‘La Rosa de Versalles’

La Rosa de Versalles‘ comienza narrándonos la historia de Maria Antonieta, una alegre niña que es obligada a dejar su hogar y su país a una temprana edad para casarse con un desconocido (Luis XVI, heredero al trono de Francia). En Versalles encontrará un ambiente palaciego desconocido para ella, en el que tendrá que lidiar con distintos problemas mientras comprende su papel. Por suerte, no todo serán formalidades y rostros distantes, ya que en palacio conocerá a Oscar François de Jarjayes, teniente de la Guardia Imperial Francesa.

Oscar, por su parte, fue la sexta hija del general Jarjayes, un hombre fervientemente militar que deseaba un hijo varón más que nada. Harto de sólo tener hijas, decidió educar a Oscar como un hombre para que se convirtiese en su sucesor. Así, floreció una bella flor, una mujer fuerte y decidida, pero que su posición como teniente de la Guardia Imperial, así como su uniforme y sus cometidos, hacía que fuera siempre confundida por un apuesto caballero.

No tardarán en entrar en la ecuación otros personajes importantes: Hans Axel Von Fersen, un aristócrata sueco que se convertirá en el interés amoroso de Maria Antonieta. André, compañero y fiel amigo de Oscar, terriblemente enamorado de ella. Rosalie, una humilde joven cuya vida se verá trastocada y unida a la de Oscar. Jeanne de Valois, que llena de ambición, tomará parte en un hecho crucial que incitaría la Revolución. La duquesa de Polignac, favorita de Maria Antonieta, ¿amiga o aprovechada?, y muchos otros que irán apareciendo.

Poco a poco, la historia se va acercando al momento de la Revolución y vemos un desarrollo paulatino pero firme de los personajes. La trama va alejándose de Maria Antonieta para centrarse más en Rosalie y principalmente en Oscar, a través de cuyos ojos seremos testigos de cómo la sociedad del momento iba entrando poco a poco en un estado de agitación e ira cada vez más insostenible, fruto de los continuos abusos de los poderosos. Al mismo tiempo, veremos como los temas románticos van cogiendo más fuerza hasta obtener ese cariz de amor desesperado e idealizado que normalmente trae consecuencias fatídicas.

Reflexiones y sensaciones

Tardé poco en darme cuenta de que esto no era un manga sólo para chicas adolescentes. Esto es un manga para cualquiera, igual que todos los mangas. Pero es que este además, es un manga que recomendaría a cualquiera, por lo rico e interesante que es. Me sorprendió mucho el rigor histórico que tiene, ya que pese a mezclar personajes que existieron con otros ficticios, la autora los maneja de tal forma que siempre los acontecimientos históricos y los implicados en ellos están tal cual, y hasta nobles que son mencionados de refilón existieron realmente. Evidentemente, hay partes de la historia que son creación de Ikeda, pero la integración con el resto de la obra es totalmente orgánica y se siente todo como una unidad homogénea.

Pero ‘La Rosa de Versalles‘ no sólo vive de su fidelidad con los hechos, puesto que para eso tenemos miles de libros especializados y enciclopedias. ‘La Rosa de Versalles’ va mucho más allá y nos regala una historia que engancha como una telenovela, que sabe manejar las dosis de humor, crudeza, realismo y amor para llevar al lector por un viaje siempre sugerente y del que quiere continuamente más. Los distintos personajes que mueven la trama (que son muchos) nos ayudan a ver desde distintas perspectivas los problemas sociales de esa Francia, así como otras cuestiones relacionadas con el estatus o los conflictos de Oscar, una mujer que se siente como tal, pero que en la mayoría de ocasiones actúa y es vista como un hombre. Además, la autora consigue que sus personajes tengan profundidad y personalidades muy distintas, haciendo que nos importen mucho y suframos con ellos.

Al ser un shōjo, (que vendría a ser un poco el equivalente al shonen pero para chicas) en determinadas ocasiones vemos recursos más humorísticos en cuanto a las expresiones de los personajes. Puede que eche para atrás a algunos lectores, pero no deja de ser un recurso narrativo propio del medio, que no le resta a la historia en ningún apartado. Es más, pese al tono, en ocasiones más distendido, los sucesos que se narrán aquí son muchas veces bastante crudos, yo mismo me sorprendí en alguna ocasión por la dureza de ciertas partes. Creo que no hay excusa posible para rechazar la lectura de esta obra.

Lo que sí que me gustaría señalar es que recomiendo leer mínimo los dos primeros tomos antes de decidir si seguir con la serie o no. El motivo es sencillo; el primero es un volumen que principalmente sirve para presentar a los personajes y el contexto, y que pese a que ya en su segunda mitad empieza a coger ritmo, no es hasta el segundo que tenemos un desarrollo más parecido al que veremos en el resto de la serie, y empieza ya a enganchar bastante. A partir de este segundo tomo, el cuerpo pide más y más de esta historia.

Conclusión

Se podrían decir un montón de virtudes de la obra y todavía quedarían muchas otras sin decir, pero como muestra de su importancia, gracias a ella, Francia otorgó a Riyoko Ikeda la Orden Nacional de la Legión de Honor, la más alta distinción del gobierno francés por dar a conocer la cultura francesa en Japón.

Respecto al dibujo, sólo puedo decir maravillas también. Obviamente, el manga es fruto de su época (comienza a publicarse en 1972), y el estilo está muy en la onda del estilo shōjo del momento. Personajes de enormes y expresivos ojos, cabellos preciosos, narices delicadas, figuras caricaturizadas pero estilizadas… pero añadido a todo esto está la maestría de Ikeda a la hora de narrar con fluidez a la vez que nos regala una ambientación históricamente rigurosa, donde el detalle prima, no sólo en la multitud de trajes, vestidos y peinados, sino también en los carruajes, calles o interiores de palacio, engalanando cada página con un refinado pero digerible rococó.

La edición actualmente disponible es la de ECC. Una edición que ha causado polémica, principalmente por sus portadas, pero que a mí me gusta mucho; tomos sencillos, a un precio muy ajustado (7,95€ por 200 páginas) (especialmente teniendo en cuenta que es un clásico) y que son ideales para leer. Rústica con sobrecubiertas y buena impresión. Como fallos, me habría gustado que se incluyera un índice al comienzo de cada volumen y en algún tomo hay ciertas páginas en las que cuesta un poco acceder a la información de la zona en la que se unen las hojas, pero son detalles menores que quedan en un segundo plano ante una edición muy correcta.

Así que sí, ‘La Rosa de Versalles‘ merece mucho la pena. No sólo por ser un clásico del manga o narrarnos un interesantísimo periodo histórico de manera amena, sino porque la construcción de la historia está muy cuidada y nos regala personajes de los que el lector coge mucho cariño, haciendo que participe emocionalmente de todo lo que les pasa. Por supuesto, cualquier comentario, pregunta, sugerencia o recomendación es bienvenido, ya sea sobre la obra o sobre este nuevo formato. Si te has quedado con ganas de más recomendaciones manga, échale un ojo a la reseña del primer tomo de ‘Rastros de Sangre’, ¡no te arrepentirás!

Vive la Révolution!

Publicado por Ruben Molina
Hago de todo, especialmente perder el tiempo. Puedes leer las tonterías que escribo sobre cómics en mi web Paranoia Secuencial o en los otros sitios donde colaboro: Red Legacy Comics, Comic Book Time y Universo Marvel. Si quieres seguirme en twitter, mi usuario es @PnoiaSecuencial . Este es uno de mis tres álter-egos.
  • Instagram

  • #ViñetaDelDía

  • Entradas recientes

  • Etiquetas

  • RED LEGACY COMICS 2020©

    A %d blogueros les gusta esto: