Red Legacy Comics


‘DOOM Eternal: The Ancient Gods’ es demasiado exigente, y eso es bueno

Fecha: 08/12/2020
Autor:

Lo que ha conseguido ID Software esta generación es realmente envidiable. Tras dos entregas que definieron el genero de los FPS mejorando las ideas que ya presentaba ‘Wolfenstein 3D’, y una tercera que hundió a la saga por completo debido a su arriesgado viraje hacia el Survival Horror, en 2016 ‘DOOM’ regresó por la puerta grande a lomos del sistema de combate más pulido que la generación había presenciado hasta el momento y una brutalidad que haría temblar al Gaspar Noe más desatado, a ritmo de una partitura compuesta por un Mick Gordon que portaba por batuta una motosierra, decidido a disparar nuestra adrenalina hasta límites insospechados mientras ocupaba el Top 1 de reproducciones de Spotify del metalero de tu barrio. (No por nada esta entrega consiguió un nada desdeñable quinto puesto en nuestro top de la generación) Y no contentos con esto, consiguieron mejorar lo inmejorable con ‘DOOM Eternal’, que añadía pequeñas novedades que servían para enriquecer la fórmula previa, con unas secciones de plataformas que se adentraban en la gamificación hasta ser prácticamente un ‘Super Mario’ en primera persona (esto es un halago), y probablemente una de las mejores escenas de la historia de los videojuegos. Sobre Mick Gordon… Basta decir que volvió a traer su motosierra.

‘DOOM Eternal’ añadió los elementos necesarios para convertir lo que ya era un 10 en un 11, ¿Pero que podían hacer para mantenerse frescos a la hora de presentar una expansión que no supiera a ya conocido? Pues…

Han hecho un ‘Dark Souls’.

Alto. Vale. Lo entiendo. “‘Ancient Gods’ es el ‘Dark Souls’ de los FPS”. Suena a meme -lo es-, pero es innegable que ID Software ha re-enfocado el diseño de su combate con un ojo puesto en la saga de Miyazaki. Pero no a una de las obras dirigidas por Miyazaki, porque estos amables señores han tomado nota de nada más y nada menos que ‘Dark Souls 2’.

‘Dark Souls 2’ era un juego injusto. Colocaba enemigos enormes en pasillos minúsculos para imposibilitar el esquive, enemigos invisibles en un bosque neblinoso para que no pudieras defenderte apropiadamente y a veces hasta presentaba dos enemigos finales a la vez en el mismo combate (Cosa que, bueno, ya hacía el ‘Dark Souls’ original, se ve que el sadomasoquismo no es exclusivo de la segunda entrega). Y tú, que solo eras un enclenque, llorabas. Y ‘Ancient Gods’ hace exactamente lo mismo, pero con un matiz, puesto que no somos un enclenque, somos el Doom Slayer.

¿Qué haces si el juego coloca un Barón del Infierno en un pasillo tan pequeño que casi provoca clipping? Lo coses a balazos. ¿Y si incluye Pinkys y sirenas invisibles en combates en los que no debería haberlos? Sacas la escopeta de dos cañones. ¿Un espíritu que aumenta el poder de los enemigos? Sacas el fusil de plasma. ¿Dos merodeadores? Sentirán el verdadero terror. Eres el Doom Slayer, lo único que ellos temen. Cortas y desgarras hasta el final. Lo que para otros es dolor para ti es una caricia. Acabas con todo. Y cualquier piedra en el camino no es sino otro proyectil que lanzar a tus enemigos.

Aumentar la dificultad exponencialmente podría ser algo molesto en la mayoría de casos, pero cuando lo aplicas a la mayor fantasía de poder que puedas imaginar -ya que nuestro señor protagonista es básicamente un Dios- lo que consigues es multiplicar la adrenalina a niveles estratosféricos. Porque si ‘Ancient Gods’ te planta decenas de enemigos en los primeros pasos del primer nivel con todas las armas y habilidades ya desbloqueadas no es porque quiera que tiembles, sino que sonrías. Que sonrías sádicamente como el sprite de ese pequeño Marine de la primera entrega que sonreía sádicamente al usar la motosierra.

¿Por lo demás? Secciones de plataformas mucho menos presentes pero igual de divertidas, más información del Lore ya presentado en Eternal, algunos nuevos enemigos y jefes finales y algunas nuevas mecánicas que hacen presencia de forma testimonial para aportar pequeñas dosis de frescura entre sus ya conocidas secciones de combate en arenas. Todo esto sumado a un cliffhanger que deja con ganas de jugar la segunda parte de la expansión (aún sin fecha de salida) componen un producto recomendable para todo aquel que disfrutara destruyendo demonios en la entrega original.

  • Instagram

  • #ViñetaDelDía

  • Entradas recientes

  • Etiquetas

  • RED LEGACY COMICS 2020©

    A %d blogueros les gusta esto: