Red Legacy Comics


Doctor Who: Flux. Aciertos y errores de una temporada corta, o un episodio largo

Fecha: 11/12/2021
Autor:

Doctor Who: Flux‘ ha llegado a su fin. Y desde luego, es el momento de analizar este nuevo experimento de Chris Chibnall. Porque si algo se puede decir de estos últimos tres años de ‘Doctor Who’ es que se han caracterizado por la experimentación.

Veamos: Hemos tenido una primera e irregular temporada con episodios unitarios. Una segunda temporada más tradicional, en la línea ya marcada por Stephen Moffat y Russel T Davies, los showrunners previos. Y luego tenemos ‘Flux’, una historia dividida en seis episodios, repleta de misterios, amenazas e incógnitas que debían resolverse en el episodio final.

Sí, yo quedé igual cuando dijeron que el tiempo era una persona

‘Doctor Who: Flux’ nos ha entregado lo que prometía: una larga y vertiginosa aventura en la que la Doctora de Jodie Whittaker recorre el tiempo, el espacio y hasta otros universos en busca de respuestas. Respuestas que, desde ya les advertimos, no siempre serán halladas. Y a pesar de dejarnos con más inquietudes que certezas (algo que es ya característico de esta longeva serie) no deja de resultar entretenida.

Y creo que allí está el punto fuerte de esta temporada. Es como un buen café, o como Clara Oswald: corta, pero intensa. La pluralidad de peligros a la que la Doctora y sus acompañantes se enfrentan nos mantiene al borde del asiento prácticamente de principio a fin. Una invasión Sontaran, la destrucción del universo, los Ravagers, los Ángeles Llorones y la División. Todas estas fuerzas, cada una actuando por su lado, representan las distintas amenazas que deberá enfrentar el equipo de la TARDIS. Una situación tan complicada que hizo falta un deus ex machina y tres Doctoras para lograr resolverla.

Los enamorados buscándose en medio del final del universo: una de las tramas que tuvieron un cierre en ‘Doctor Who Flux’

Puedo elogiar la performance de Jodie Whittaker, quien en estos tres años ha sido francamente desaprovechada varias veces por culpa de algunos malos guiones. Y también hablar positivamente en líneas generales de la escritura de esta última temporada del ciclo Chibnall. Y esto último quizá se deba a que el propio showrunner se puso detrás de los guiones de los seis episodios, sin depender de escritores externos. Pero si algo tengo que decir en contra de estos últimos seis episodios es que el peso de toda la trama recaiga en el episodio final.

No me malentiendan. ‘The Ravagers‘ fue un muy buen cierre de temporada. Repleto de acción, resoluciones, algún momento emotivo y por supuesto intrigas pendientes para resolver en futuras entregas. Sin embargo esto obligó a estirar las tramas pendientes de cierre presentadas en los primeros episodios hasta el final. La invasión Sontaran, o la rebelión del Ángel Lloroso no eran sino consecuencias de la amenaza central. Y fueron más difíciles de vencer que el propio Flux, eje central de la historia. Incluso Swarm y Azure, los dos villanos supuestamente principales fueron vencidos en meros segundos. Así y todo, mi balance es positivo.

Azure y Swarm, dos villanos principales con mucho potencial desaprovechado

Hemos visto profundizar un poco más el nuevo origen de la Doctora (y podríamos haber sabido más aún, pero un golpe de guión nos privó de aquello). Ahora sabemos con certeza que el Doctor de William Hartnell no ha sido el primero, algo que desde luego ha ofendido a más de un Whovian. Sin embargo, debemos recordar que ‘Doctor Whoes cambio. Cambio de actores y actrices, cambio de showrunners y sobre todo, al tratarse de una serie sobre viajes en el tiempo, cambios en el cánon.

En lo personal hubiese preferido evitar el personificar al tiempo en la forma de un avatar. Eso estará bien para los cómics de Marvel y DC, donde la Muerte, el Sueño y otros conceptos pueden adquirir una forma física. Pero en un programa de ciencia ficción, donde lo científico debería ser tan importante como lo ficticio, que nos digan que el tiempo es una persona me parece sencillamente una estupidez. ‘Doctor Who’ se creó con la idea de enseñar ciencias e historia a los niños. A lo largo de sus casi sesenta años varios científicos han elogiado su rigor. Incluso el físico Brian Cox se ha prestado a conducir una serie de especiales explicando la ciencia detrás de Doctor Who. Dudo que la comunidad científica desee explicar que el tiempo es en realidad un ser viviente.

Yaz, la Doctora y Dan buscando un sentido al hecho de que el tiempo sea una persona.

Pero dejando sus fallas de lado y tomando a Doctor Who Flux como un trabajo dentro del género fantástico, podemos decir que el resultado ha sido entretenido y mayormente satisfactorio. Ahora sólo restan tres especiales (el primero se estrenará en Año Nuevo) y tendremos la salida de Jodie Whittaker y Chris Chibnall. Y el regreso de Russel T Davies a la franquicia, lo que le dará una nueva cara a esta longeva serie.

Después de todo, como bien lo ha dicho el Onceavo Doctor en su despedida “Los tiempos cambian y yo también debo hacerlo. Y eso está bien, debemos seguir adelante, siempre que recordemos lo que fuimos anteriormente”. Esperemos que Davies recuerde que ‘Doctor Whoes un programa de ciencia ficción y no de fantasía. Algo que tanto Stephen Moffat como Chris Chibnall a menudo parecieron olvidar.

Publicado por rocaferm
Fanático de la buena ciencia ficción, en cualquier formato. Tanto, que además de leerla también la escribo. Jean-Luc Picard y el Doctor de la TARDIS son mis modelos a seguir. Gamer desde que las consolas de 8 bits eran lo último en tecnología.
  • Instagram

  • #ViñetaDelDía

  • Entradas recientes

  • Etiquetas

  • RED LEGACY COMICS 2020©

    A %d blogueros les gusta esto: