Red Legacy Comics


‘Déjame entrar’, de A. N. Yurkhela: el terror que esconde nuestra vida cotidiana

Fecha: 02/02/2022
Autor:

Ambientar una obra de terror para generar en el lector el efecto deseado es muy importante, desde luego. Elegir bien los personajes, cuidar el entorno, todo eso también lo es. Pero nada comparable a conocer con exactitud dónde reside el miedo de verdad, y eso A. N. Yurkhela lo sabe perfectamente.

 

¿Quién no ha mirado alguna vez bajo la cama antes de acostarse? Seguramente, la mayoría siendo pequeños, aunque alguno habrá que siendo un poco más mayor también lo haya hecho. Pero no importa, que nadie se sienta juzgado; todos estábamos equivocados: lo realmente terrorífico nunca estuvo debajo de la cama, ni en la oscuridad del armario, ni mirando desde fuera de la ventana en una noche de tormenta. El terror de verdad duerme dentro de nuestra cabeza.

Tampoco es ninguna sorpresa, en realidad, si uno lo piensa, resulta lógico que extrapolamos al mundo que nos rodea aquello que habita en nuestras propias profundidades, y que es esa idea de la oscuridad la que hace que nos asuste tanto la oscuridad del mundo exterior. Por tanto, el mundo real solo da miedo en la medida en que podemos encajar en él las piezas que forman parte de nuestro inconsciente y que identificamos como «miedo». En esto está muy de acuerdo A. N. Yurkhela, un joven escritor canario autor del libro de relatos de terror Déjame entrar. «Los monstruos y fantasmas que encontramos en literatura no dejan de ser un producto imaginado que desaparece cuando cerramos el libro. Sin embargo, los monstruos de verdad, esos que se esconden en la normalidad del día a día, no se desvanecen por mucho que cerremos los ojos. No podemos huir de ellos, de la misma manera que no podemos huir de la realidad. El mundo real es verdaderamente terrorífico, y eso es porque no hay nada más aterrador que la mente humana».

En efecto, en sus historias, y a pesar de una atmósfera terrorífica muy lograda, lo verdaderamente terrorífico, el elemento diferenciador que produce el miedo es el factor humano. Y junto a esto, hay que señalar que influye muy favorablemente que el contexto en que se producen estas historias suele ser igualmente muy humano: «Hay muchos escenarios en mis historias donde ocurren cosas horribles, pero creo que, sin lugar a dudas, el que es para mí más horripilante es a la vez el más habitual: las casas», confiesa el autor canario. «No hay nada más aterrador que pensar que en tu propio hogar, el lugar que debería ser el más seguro y acogedor del mundo, pueden pasar cosas horribles. Rompe nuestra idea de que estamos a salvo».

Conseguir tener estas ideas tan claras a la hora de escribir es algo que suele llevar muchos años, pero no es así en el caso de A. N. Yurkhela, un talento precoz que comenzó, siendo un niño, a ilustrar los libros infantiles que escribía su tía. Más adelante, por las cosas inevitables de la vida, tuvo que elegir una carrera y orientarse a un futuro laboral que, sin embargo, no tenían nada que ver con la que era su verdadera pasión. Él mismo rememora aquellos momentos y lo difícil que es para un chico tan joven decidir que va a dejar su carrera y el camino que parece trazado para él: «La verdad es que no fue nada fácil. No solo tomar la decisión de dejar de estudiar una carrera que no me llenaba, sino también decírselo a mi madre. Desde siempre se me ha educado con la idea de estudiar una carrera como única forma de labrarse un futuro. Y por mucho tiempo lo creí, lo que me llevó a un horrendo sentimiento de incertidumbre que a día de hoy soy incapaz de olvidar. Mi madre siempre se sintió orgullosa de mí por mis logros académicos, y decirle que iba a dejar los estudios porque no me sentía pleno con ellos era, de alguna forma, como decirle “te he fallado, mamá”. Eso fue lo más duro. Sin embargo, ahora que miro atrás, creo que no me he equivocado. Este camino será más duro, pero también mucho más reconfortante. Al final, todo se resume en que cada uno recorra su propio camino hacia la felicidad, y creo haber encontrado el mío».

Un camino que, de momento, lo ha llevado a publicar este Déjame entrar, que es más que interesante. Muy humano, y, precisamente por ello, tan aterrador. «Creo que el punto más fuerte de esta obra es el mensaje que oculto en cada una de sus escenas», asegura Yurkhela. «Intento crear una segunda lectura con un mensaje mucho más potente y aterrador que todos esos monstruos y espíritus. Aquí, lo verdaderamente horripilante no son ellos, sino la oscuridad que se oculta en la comodidad de nuestro día a día».

  • Instagram

  • #ViñetaDelDía

  • Entradas recientes

  • Etiquetas

  • RED LEGACY COMICS 2020©

    A %d blogueros les gusta esto: