Red Legacy Comics


‘The Queen’s Gambit’: El ajedrez y la vida misma

Fecha: 03/12/2020
Autor:

Estados Unidos. Década del ’50. Elizabeth Harmon es una joven niña huérfana que es puesta en un orfanato. La joven Beth no es muy extrovertida pero se encarga de algunas de las tareas del lugar. Un día, en un sótano, ella conoce al señor Shaibel, el bedel del sitio. Al hombre se lo ve siempre enfrascado en un tablero de ajedrez. Forjando un vínculo con el sujeto, la pequeña va aprendiendo las vicisitudes del juego, demostrando una asombrosa habilidad. Sin saberlo, al poner al primer alfil, Beth Harmon estaba labrando el inicio de una gran carrera, que de todas formas, lejos estará de ser color de rosas. De ello va The Queen’s Gambit

Esta nueva apuesta de Netflix a nivel series, exhibe un claro ápice biográfico en sus múltiples planos y secuencias, pese a que el relato no está basado en ningún caso real específico. El juego de colores de los escenarios, representados bien estratégicamente en un tono semi-grisáceo, pululan en el transcurso de la serie, denotando esa sensación de soledad. En contrapartida, cuando la fama y el éxito parecen tocar a su puerta, todo brilla, envolviendo a la nueva estrella con un manto de seguridad plena.

Mencionamos recién a lo solitario que se siente el personaje principal. Y es que esta es una de las claves del andar de la futura ajedrecista, ya que vemos como la joven forma varios vínculos de diferente jerarquía, algunos más fuertes que otros, pero siempre con esa falta de ‘constancia’ necesaria, por así decirlo, que es requerida para aferrarse para siempre a un afecto incondicional. Como muestra inteligentemente la producción, al fin y al cabo, Harmon es una chica que necesita y/o busca ese amor maternal-paternal que se le escabulló tan pronto en la vida.

Las adicciones son otro tema candente en The Queen’s Gambit. Todo se inicia con aquellas ‘suaves’ pastillas que le brindan a los jóvenes del orfanato, y esa es la piedra angular para que Beth inicie su camino oscuro de ciertos excesos.  Mientras la fama toca su puerta, ella se mueve de forma casi despampanante en un ritual de casi ‘autodestrucción’, desafiando todo tipo de límites y mandando un claro mensaje. Pero nadie es inmortal y ella lo sabe internamente.

El personaje de Elizabeth Harmon está muy bien construido. Esa chica fina y hermosa, de rostro serio y mirada firme, es capaz de cautivar al universo con sus habilidades, derrotando cualquier clase de prejuicio. Pero, ese control de emociones interno que ejerce constantemente, se quebrará eventualmente, aunque la consciencia es lo último que perderá, ya que, toda gran personalidad tiene ese sentido de la razón ulterior que rescata al ser desde de las fauces más profundas.

La requerida Anya Taylor-Joy interpreta magistralmente a la susodicha Harmon, en una serie que tiene a Bill Camp,- en su rol como Sheibel-, Marielle Heller, Jacob Fortune-Lloyd, Harry Melling, Thomas Brodie-Sangster y Marcin Dorocinski, en los roles principales.

The Queen’s Gambit es una apuesta fuerte en términos de drama realista y en el nacimiento y ¿caída? de una estrella, mientras se abre paso en un mundo de mentes complejas e intrincados desafíos.

Nota: 8 de 10

 

 

 

  • Instagram

  • #ViñetaDelDía

  • Entradas recientes

  • Etiquetas

  • RED LEGACY COMICS 2020©

    A %d blogueros les gusta esto: