Red Legacy Comics


Crítica de ‘Murder Death Koreatown’

Fecha: 21/11/2020
Autor:

Cualquier aficionado al cine, a pasar un rato en Internet y a ver vídeos un poco morbosos, como exploraciones urbanas, espeleológicas o que desde 2013 a 2015 vivió adicto al canal de Dross, sabrá qué es ‘Paranormal Activity’, ‘El proyecto de la Bruja de Blair’ u otros títulos de este género, conocido cómo ‘found footage’. Ahora, aparecido de ninguna parte, llega ‘Murder Death Koreatown’, disponible en Filmin hasta el 22 de noviembre.

Metraje encontrado, montado por alguien y distribuido por otras personas. Como si fuera una historia real o, en alguno de los casos, una recreación fidedigna de unos hechos atroces. Normalmente, todos estos experimentos, al final, sí que terminan por estar basados en algo que pasó de verdad. Pero la clave es hacer creer al espectador que está viendo algo que no debería. Que esa película en blu ray que se acaba de comprar en fnac por 10€ en la sección de ofertas, no tendría que estar ahí. Pero estaba. Y ahora el espectador la está viendo en su salón, descubriendo unos sucesos totalmente perturbadores, extraños y fuera de lo normal.

murder death koreatown

En el caso de ‘Murder Death Koreatown’, nos encontramos con un hombre en cuyo barrio, Koreatown, una mujer ha asesinado a su marido. Pero algo no le cuadra. Y nuestro protagonista comienza una investigación sobre este suceso, intentando destapar una trama corrupta que escapa de cualquier entendimiento.

La gracia de este género está en contar una historia de una forma tan verosímil, tan realista, que parezca que estamos hablando de un día cualquiera en la persona de alguien. Que la trama se lleve sola, que avance porque es lo que tiene que hacer, igual que pasa con la vida rutinaria. Y todo debe de estar perfectamente medido para que no haya nada que desmonte esa sensación de estar viendo algo que ha pasado de verdad. Algo que no se debería estar viendo. ‘Murder Death Koreatown’ lleva un paso más allá el marketing de la película.

Cuando en 1999 aparecieron carteles de tres chicos desaparecidos, perdidos en un bosque, nadie se esperaba que fuera mentira y que se tratase de un truco para que, meses más tarde, se estrenara una película sobre ellos. Pero no un documental, si no que alguien había encontrado su cámara y había montado una película para que el mundo supiera qué fue de esos chicos. Así nació ‘El proyecto de la bruja de Blair’. Y ‘Murder Death Koreatown’ ha seguido sus pasos.

murder death koreatown

Alguien, en algún foro de Internet, seguramente reddit, aseguraba que había recibido una caja con cintas de grabación y más de sesenta horas de metraje. Junto a ellas había llegado una nota de un viejo amigo de la persona que relata los hechos, con instrucciones muy confusas para montar una película y que el mundo supiera lo que se había descubierto. Así se hizo y la película se ha estrenado con una cartela advirtiendo de que la cinta no tiene director y que la identidad de el/la montador/a del metraje va a permanecer anónimo por su seguridad.

Si no fuera por su viralización, porque al final ha terminado apareciendo en plataformas de pago, a pesar de que su estreno fue en su propia página web, y por el texto final (imagino que obligatorio para este tipo de género), podríamos estar hablando de una absoluta genialidad. Porque viniendo de la era de la información, donde todo se sabe, incluso las mentiras, donde ya poco o nada afecta al espectador medio, es muy difícil causar impresión. En este caso, creo que haberla encontrado en Filmin y haberla conocido por Cinemanía, juega en su contra. Ya voy a verla sabiendo que tan real no puede ser si una plataforma de streaming la ha estrenado y un medio como Cinemanía habla de ella. Aún así, estamos hablando de, posiblemente, la mejor película de terror de culto del año.

murder death koreatown

‘Murder death koreatown’, ahora entrando a su guion, diría que tiene algunos fallitos que no terminan de cuadrar. Detalles que, a pesar de que estamos asistiendo al descenso a la locura de un hombre arrastrado por una obsesión, fallan. Aún con eso, a pesar de que no he conseguido entender qué tipo de incongruencias veía el protagonista para investigar el caso, la película atrapa. Porque, poco a poco, vamos conociendo el pasado, el presente y el futuro del personaje. La cinta te envuelve hasta el punto de mirar lo que está haciendo el personaje y arrugar la nariz, pensando: ‘¿En serio, tío?’.

Estamos ante una película que tiene fallos, diría que intencionados y que, si su propagación hubiera sido mucho más underground, estaríamos hablando de otras cosas. Este tipo de filmes falla al quererse distribuir como un filme normal. No se puede. El género pide que no sea así, que se trate de algo mucho más desconocido, más difícil que abrir Filmin y tenerla en portada. Pero, bueno, supongo que ese es el escalón que le queda por subir al ‘found footage’.

  • Instagram

  • #ViñetaDelDía

  • Entradas recientes

  • Etiquetas

  • RED LEGACY COMICS 2020©

    A %d blogueros les gusta esto: