Red Legacy Comics


Crítica de ‘Falcon and The Winter Soldier’ – Episodio 2: “El hombre estrellado”

Fecha: 27/03/2021
Autor:

‘Falcon and The Winter Soldier’ vuelve, dispuesta a continuar el potente episodio inicial que nos otorgó la semana pasada. Y si bien “El hombre estrellado” tiene algún fallo, es preciso comenzar por sus aciertos, ya que el mayor de ellos tiene nombre propio: Wyatt Russel. Nuestro nuevo Capitán América es un actor que, a pesar de haber aparecido en ‘Black Mirror’ (Como aquel insufrible protagonista de ‘Playtesting’) y haber derrochado una gran cantidad de carisma en su interpretación de Lewis Ford en ‘Overlord’, no goza de demasiado renombre, lo cual es aun más extraño teniendo en cuenta su condición de hijo de Kurt Russel.

Por ahora, su John Walker muestra las dos facetas de las que el actor ha hecho gala en las dos obras anteriormente mencionadas, mostrando durante parte del capítulo una fachada de “Señor Amable Defensor de Todo lo que es Bueno” (intentando imitar la figura de Steve Rogers, por supuesto), y durante otras un capullo condescendiente y bobo que intenta hacerse el guay. Concretamente, las partes de fachada se muestran cuando los protagonistas no están presentes, y las partes de capullo condescendiente se dejan ver cuando comparte espacio con nuestros protagonistas, estableciendo así un acertado contraste entre como es visto a ojos de la opinión pública y como es visto a ojos de Falcon y Winter Soldier.

A falta de su inevitable transformación en villano que ya se deja entrever en ese “Apartaos de mi camino”, parece ser más una herramienta de guion para hablar de Ciertos Temas que un personaje, pero si vas a utilizar a alguien como herramienta de guion, Wyatt Russel es sin duda una opción ganadora.

Y hablando de Falcon y Winter Soldier, la serie aprovecha este segundo capítulo para adentrarse al fin en los terrenos de las Buddy Movies, mostrando un toma y daca constante entre ambos protagonistas, con Sam siendo el poli prudente pero irritante y resabido, y Bucky siendo el poli temerario pero estoico. Sus escenas en el almacén y la sala de terapia son muy entretenidas, y reflejan una dinámica que da gusto ver. Además, sus conflictos individuales están relacionados entre sí, ya que ambos se sienten inferiores: Sam por expectativas y Bucky por remordimientos. Y para colmo, el nuevo Capitán América afecta a ambos de maneras distintas, ya que hace que Sam se sienta culpable por haber dejado el escudo, y Bucky recuerde constantemente a Steve, a esa confianza que puso en él y que quizá no mereciese. Respecto a la trama global, si bien el intento de humanizar a este grupo de anarquistas no está mal, diría que la escena del aeródromo sobra por completo, ya que ese sacrificio no significa nada debido a que no conocemos ni al personaje que se ha sacrificado ni su relación con el resto del grupo. Queda ver como evoluciona su trama y que relación tiene con Hydra.

Finalmente, el apartado de la acción vuelve a ser el más flojo, ya que si bien solo hay una set-piece en todo el capítulo, su ejecución deja bastante que desear, con demasiada shaky-cam y algunas pequeñas decisiones de dirección cuestionables, como ese puñado de segundos que Walker tarda en disparar al enemigo que ha tomado como rehén a su compañero. Comparadas con las escenas del capítulo anterior, esta queda bastante por debajo, pero siendo benevolentes podemos pensar que se trata de un error solo presente en este capítulo, y que los directores de segunda unidad de posteriores escenas de acción harán un mejor trabajo. Al menos debo reconocer que da gusto volver a ver a Bucky en acción, y que al menos el lugar del combate si es algo imaginativo (aunque no nuevo).

Queda señalar esa pequeña escena entre Sam y los agentes de policía en la que los agentes piden la documentación a Sam, reflejando un evidente problema de racismo. Por un lado, su justificación es muy pobre, ya que aparentemente esos policías no están ahí de patrulla, sino para detener a Bucky (O al menos eso parece, ya que la escena es algo confusa). Y si bien el hecho de que los agentes reculen al saber que Sam es “famoso” es un buen apunte sobre la relación entre racismo y clase social, no es nada nuevo, estimulante, valiente o atrevido, y viniendo de quien viene no solo es el equivalente a las empresas que ponen su logo en rosa cada 8 de Marzo, sino que probablemente solo sea una pantalla de humo para esconder la muy probable postura de derechas que la serie acabará tomando con el paso de los capítulos. Estoy dispuesto a reconocer mi error si resulta no ser así, pero pienso llevar la sospecha por bandera hasta que eso ocurra.

El papel de Zemo, que deja el capítulo en una nota alta para no perder la costumbre de dejar al respetable con ganas de más, podría ser crucial en este mensaje que la serie pretende enviar, pero también podría quedarse en una simple subtrama. De una forma o de otra, refleja que la serie está limitando sus cliffhangers a la presentación de nuevos personajes, hasta el punto de que estoy bastante seguro de que el final del tercer capítulo será el momento en el que presenten a la Agente XIII que ya hemos visto en los tráilers. Desde un punto de vista televisivo es bastante pobre, pero como adaptación de cómic es muy fiel, pues recuerda a esos números cuya última página queda reservada para la aparición de un nuevo personaje que será importante en el siguiente número.

  • Instagram

  • #ViñetaDelDía

  • Entradas recientes

  • Etiquetas

  • RED LEGACY COMICS 2020©

    A %d blogueros les gusta esto: