Red Legacy Comics


Crítica de ‘El Escuadrón Suicida’

Fecha: 07/08/2021
Autor:

En 2016, David Ayer estrenaba en cines, acompañado de aquel famoso ‘F*ck Marvel’ por el que luego se disculpó, su película de ‘Escuadrón Suicida’. Esta pieza del fallido ‘Snyderverse’ recibió muy malas críticas que lanzaron la película al ostracismo. En este año, 2021, tras algún retraso por culpa de la pandemia mundial, llega su secuela/reboot de la mano de James Gunn: ‘El Escuadrón Suicida’.

escuadron suicida

Recordemos que James Gunn llegó a DC tras ser despedido de Marvel por tuits de hace diez o doce años (o más, depende de cuando estés leyendo esto). Warner le ofreció hacer una película del personaje que él quisiera dentro de la mitología de DC Comics. Y Gunn eligió el escuadrón. Desde que se anunció, esta película había despertado en mí muy buenas expectativas. Sus filmes en Marvel o su paseo por el indie con ‘Super’ o ‘Slither’ me habían encantado. Por no hablar de los guiones que escribió en su día para ‘Amanecer de los muertos’, de Zack Snyder, o ‘Scooby Doo’, con el que lo petó muy fuerte en el mainstream. Sin desmerecer su carrera en La Troma, la productora de cine de serie b y la saga de ‘El Vengador Tóxico’. Y, tras poder asistir a la sala, puedo decir que esta película ha superado mis expectativas.

La trama nos lleva a seguir las andanzas de un grupo de personajes muy variopinto, encabezados por Savant, interpretado por Michael Rooker. Veremos como este equipo llega a una playa desierta y, acto seguido, seremos informados de que por la otra parte de la isla, otro equipo encabezado por Bloodsport (Idris Elba) está realizando una incursión mucho más discreta. El objetivo del escuadrón será infiltrarse en la base militar Jotunheim, donde tendrán que recabar toda la información posible de las investigaciones relacionadas con el ‘Proyecto Estrella de Mar’.

escuadron suicida

Las comparaciones son inevitables en este caso y teniendo en cuenta que Ayer no es tan buen cineasta como es Gunn, quizá sea algo injusto. Pero, aunque el realizador no haya querido hacerlo como mofa, mejora en todos los sentidos a la anterior película, porque coinciden en muchos puntos. Los personajes en la cinta de 2016 eran presentados en una aburrida cena de ejecutivos donde se iban haciendo saltos temporales para mostrarnos sus orígenes. Pero en la secuela, a pesar de utilizar el mismo recurso de saltos atrás y adelante en el tiempo para explicar de donde vienen los personajes o los planes del equipo, lo resuelve con una maestría innata. Está implementado con un pulso soberbio, hasta llegando a sentirse natural, que con un tipo de atajo de guion así siempre suele quedar como un pegote. Pero Gunn lo consigue.

Otro de los aspectos que mejoran la anterior película son los personajes, su evolución, sus dinámicas y sus muertes. Todo el mundo (no) recuerda a Slipknot, el tío que lanzaba ganchos y su única función en la película era escaparse a los doce segundos de entrar para morir con la cabeza explotada, enseñándonos lo letal que son Amanda Waller y sus dispositivos bajo el cráneo. Diablo, que era el personaje más carismático junto con Harley en aquella película, ni siquiera estuvo bien desarrollado.

escuadron suicida

Aquí, Gunn nos regala otra lección de guion. El recurso que utiliza durante los primeros minutos de película ya nos muestra cómo suele funcionar de verdad el Escuadrón Suicida. En quince minutos ya tenemos todas las piezas en el tablero y nos disponemos a bucear dentro de la trama principal. Todos los personajes están mucho mejor construidos. Es muy fácil poder empatizar con Bloodsport, con Nanahue el Rey Tiburón, El Hombre Moteado o la Ratonera Dos.

El villano y la forma de resolverlo es otra de las piezas clave que mejora en su totalidad la película anterior. En la versión de Ayer, una amenaza ancestral quería conquistar el mundo y la solución que le daban era ponerle una bomba. Sin más. Algo que podría hacer cualquier batallón de élite del ejército. En esta película, la misión es un suicidio y se siente así durante toda la película. Siempre hay peligro. La amenaza es aún peor que en la primera película y el escuadrón afronta la batalla final como lo que son, un equipo. Todos aportan su granito de arena con más o menos efectividad. Al final consiguen transmitir de verdad ese sentimiento de familia o amistad que fallidamente trataba de proyectar la de 2016.

escuadron suicida

Ya sabíamos que James Gunn era un buen guionista y director, pero con esta película demuestra que sigue dando pasitos hacia su consolidación como uno de los mejores realizadores modernos.El Escuadrón Suicida‘ se ha posicionado en el Top 3 (siendo generosos, porque es mi favorita) de películas del DCEU, sumándose a esa nueva ola de películas del universo DC que abandonan los pasos de Snyder para tirar por una concepción más marvelita. Aunque no dejando de lado, en absoluto, la calidad o el la brutalidad de la violencia que se ve en pantalla. Ahora solo queda espera a ver la serie de HBO Max de El Pacificador, escrita y dirigida por el propio James Gunn. Personalmente me muero de ganas de esa serie, una secuela y doce proyectos más de este equipo, sobre todo si el bueno de Gunn está detrás del volante.

  • Instagram

  • #ViñetaDelDía

  • Entradas recientes

  • Etiquetas

  • RED LEGACY COMICS 2020©

    A %d blogueros les gusta esto: