Red Legacy Comics


Control. De los dolores, su transmutación y su dominación

Fecha: 22/03/2022
Autor:

HE PERDIDO EL CONTROL

Si eres alguien que, en algún momento de su vida, ha encontrado diversión, liberación o ambas cosas en contar historias, estoy convencido de que, en tu periplo, has acabado encontrándote con lo que, probablemente, sea lo único inamovible e incuestionable de lo creativo: hagas lo que hagas, siempre crearás en base a lo que eres y lo que te rodea. No es un mandamiento ni un recordatorio correctivo. Es, en sí, la naturaleza inevitable de cualquier cosa que pretendas hacer con tus manos. Recuerdo que mi tendencia a la entropía chocaba contra la creencia de que narrar consistía en métodos calculados y esquemas incuestionables, generándome una frustración destructora al ver que, con la misma facilidad con la que las ideas llegaban, levantaban el campamento y se daban la vuelta. Obtener una conclusión cristalina era lo mismo que andar jugando con alquimia fallida, probando fórmulas y mapas que, supuestamente, son los que funcionan. ¿Por qué no funcionan? Convivían en mí tanto la consciencia de un nulo hábito de organización como la incomodidad y artificialidad que sentía al expresar mis ideas a través de esos esquemas. Parecía una jerarquía muy bien dividida que se me hacía de todo menos humana. En un lugar que creo conocer y, a la vez desconozco por completo, como una realidad física incapaz de ser descifrada si únicamente empelamos los dos ojos, intento avanzar sin entender muy bien cuál es la tarea y qué supone cumplirla. Supongo que la meta es llegar a una conclusión, sea cual sea.

 

LA AGENCIA FEDERAL DE CONTROL

El gesto de Jesse está alerta. Aquello que ve tras cruzar el umbral de La Agencia Federal de Control está compuesto por formas que conoce y que sabe distinguir, pero algo no funciona como debería. Es algo desconocido que va más allá de la comprensión. Sabe que tiene un objetivo en mente, pero, a veces, parece no estar tan claro. En ocasiones, ese objetivo parece tener más que ver con resolver la extraña e inestable física material del lugar antes que con una meta que cruzar. Jesse no tiene cara de saber cuál de las dos finalidades es la real, o de si ambas son reales. La inestabilidad imperante en jesse podría ser la misma que la que puebla ahora toda la Agencia Federal de Control. La herramienta que promete abrir un camino en este intrincado puzle también parece reflejar esa misma energía. Es como si su función estuviera aún por determinar, realizando un baile indeciso con su forma cambiante. Aun así, Jesse sí parece estar segura de algo: su realidad ha sido un engaño, y no va a salir de ahí hasta saber la verdad, signifique lo que signifique eso.

Control

 

UN CAMINO ENTRE LO ININTELIGIBLE

Me harté de ver entrevistas a gente del mundo de los videojuegos, del cómic y del cine hablando casi de forma metafísica sobre qué cosas les empujan a crear, pero nunca hablan claramente sobre ese método mágico o ese sortilegio de fantasía que parece resolver cualquier atasco en las tuberías que conectan el corazón con la mente. Me siento realmente estafado y desesperado. Ese hechizo es simple ilusionismo. Pero, entonces, ¿cómo lo hacen? ¿Cómo salen de la brea si no tienen un mapa que les guíe hasta la salida? Fue entonces cuando sonó una canción en la extensa pradera: “escribe sobre lo que conoces”.

 

DEPARTAMENTO DE COMUNICACIONES

Jesse miraba a través de las imágenes buscando lugares a los que escapar junto a su hermano Dylan. Ahora, esas realidades se lo han llevado. No está segura de cómo ha ocurrido, pero ya no está con ella por culpa de esas mentiras, unas mentiras culpables de que Jesse no pueda distinguir entre lo falso, lo verdadero, el arriba y el abajo. El comportamiento retorcido del escenario es un espejo de la duda que crea rincones muy oscuros, a veces iluminados con una brillante y resplandeciente luz roja, acompañada de un ruido que se agarra a las raíces del cerebro y se intensifica más y más, hasta que no lo puedas soportar. Entonces, aislado en una especie de nada, suena la campana de un teléfono. Para llegar hasta él hay que cambiar. Hay que modificar la forma en la que Jesse se desplaza por el espacio. Debe modificar su perspectiva. Jesse contesta al teléfono. Al otro lado, una voz desconocida que habla un lenguaje que no parece entenderse, aunque, al mismo tiempo, su musicalidad parece ofrecer una ayuda sincera. ¿De dónde viene? ¿Es quizás otra forma de entender la Agencia Federal de Control lo que nos guía ahora? ¿Nos quiere engañar? No importa ahora. En mucho tiempo no había recibido ayuda de nadie. Lo único que tienes ahora es la voz tras ese teléfono.

Control

 

TRAS LAS COSTILLAS

Aquella frase era específicamente lo que necesitaba, pero aquí empezaba lo más duro. ¿Qué conozco realmente? Creo que conocer algo implica haber desarrollado un criterio a su alrededor, es decir, haber creado un conjunto de ideas que te permiten valorar ese elemento. En base a eso, diría que me conozco bien. Me autocuestiono en altas cotas y pongo en duda, permanentemente, mis ideas, sentimientos, mi personalidad y la expresión de la misma, derivando todo esto en una inseguridad apabullante. Pero es ser consciente de esta inseguridad lo que me ha permitido desentrañar sus raíces y, por supuesto, comprender sus frutos. Entonces es el momento de ir al almacén torácico y rebuscar entre los objetos tiznados de carbón que allí se apilan. Encontrar el adecuado no tiene que ver con lo fácil que pueda ser esquematizarlo y convertirlo en una historia. Ya sé que los esquemas no me vienen bien. Lo único que tienes que hacer es usar los oídos y escuchar los latidos de uno que esté pidiendo salir y, cuando lo tengas en las manos, escúchalo atentamente.
Cuando termines tu conversación, debes encontrar el camino de vuelta a casa.

 

SECCIÓN DE CONTENCIÓN

La comunicación con ese ser proveniente de alguna clase de más allá, ha dado sus frutos. La realidad del laberinto, sin resolverse en sí, está enseñando las fuentes de su poder. Esa energía que revuelve el orden de cualquier suceso entendible, parece brotar desde unos objetos muy concretos. ¿Los conoces? Puede que algunos. Sin duda, son objetos del mundo real que ahora emiten esa corrupción granate. Están protegidos, pero no dudan en que sus muros sean transparentes, para que puedas observarlos en detalle sin que puedas alcanzarlos. Pero si algo es este lugar, es una mezcla de lo real y lo irreal, y Jesse ya conoce lo que hay que hacer para llegar a donde antes no se podía. Un giro del prisma basta para poder alcanzar a uno de estos poderosos objetos. Incluso podrías alcanzar al peor de ellos, el original, el causante de que todo esté lleno de ruido y desorientación. Seguro que Dylan está junto a él y, cuando lo encuentres, solo quedará una cosa por hacer.

Control

 

DOMINACIÓN

Finalmente, lo que necesitaba para terminar mi tarea era deshacerme de la idea de seguir buscando una lista de pasos divinos, continente de la respuesta para todo. A partir de ahora, solo podré guiarme por el impulso del corazón. Él me llevará hasta donde sea necesario ir, y ese lugar tendrá que ser uno que me haga viajar y expandir la mente. Esos lugares solo puedo encontrarlos en el gusto. Lo inexplicable, la abstracción y las mezclas extrañas de géneros son buenos lugares que, además, abren un amplio abanico de expresión en el que no hay por qué buscarles una explicación a los sentimientos ni esperar que alguien los comprenda. Solo hay que vomitarlos en una secuencia con principio y fin. Soltarlos en tu cauce preferido y observar, con atención, sus destinos. Es terapéutico. Es la forma con la que sentí que, por fin, podía ser realmente honesto contando una historia. Ni siquiera me preocupaba que esta forma pudiera ser la misma que la de otro individuo creativo. Al final, nadie usa el mismo filtro que otra persona para dominar sus sentimientos a través de la ficción, no en un sentido de sometimiento, sino de comprensión de los mismos al matizarlos y verlos desarrollarse de otras maneras. Es un camino contra uno mismo a favor de uno mismo. Un viaje que necesita de reflexión y autoconocimiento para encontrar los raíles idóneos hacia tu verdadero yo.

 

ASUMIR EL CONTROL

Llegar hasta aquí ha sido duro. Este vacío blanco no parece pertenecer a nada y su aislada apariencia solo puede tener un sentido: Dylan está aquí. Conocer cada arista y vértice de la agencia, permite a Jesse moverse ágil hasta su objetivo y, un instante después, el rojo se ha esfumado ¿Todo ha vuelto a la normalidad? Desde luego que no. La Agencia Federal de Control sigue siendo un galimatías que se expresa mediante la torsión de la materia, y a lo mejor nunca sabremos exactamente el porqué. Este lugar se parece cada vez más a Jesse y ella lo sabe, como también sabe que, en el futuro, quizás tendrá que volver a recorrer los mismos pasillos y las mismas estancias en busca de otro tipo de respuestas. Ahora está al frente de la Agencia Federal de Control, y conoce perfectamente lo que ahora está bajo su despacho como directora. Puede que el ruido estático de color rojo vuelva en algún momento, y tendrá que estar preparada. Debe estar preparada.

  • Instagram

  • #ViñetaDelDía

  • Entradas recientes

  • Etiquetas

  • RED LEGACY COMICS 2020©

    A %d blogueros les gusta esto: